Postura de piano y posición de las manos

Ayudar a tus alumnos a desarrollar buenos hábitos de postura en el piano es una de las cosas más importantes que puedes enseñar. Ayudar a sus alumnos a encontrar una postura adecuada debe comenzar desde la primera lección.

Es fácil pasar por alto la postura al piano en las primeras clases cuando parece que hay muchas otras cosas (¡más emocionantes!) que enseñar. Pero aunque la postura no es algo que se pueda reforzar con juegos bonitos o con diversión fuera del banco, es algo que debería abordar desde el principio y con frecuencia con sus alumnos de piano. También es algo que debe pedir a los padres de pianistas que refuercen durante la práctica en casa.

Cuando se trata de buenos hábitos de postura en el piano, la consistencia es fundamental, al igual que tener una idea clara de cómo sus alumnos de piano deben estar sentados al piano durante las clases, la práctica en casa y las actuaciones de piano.

Empezar la experiencia de las clases de piano con buenos hábitos es mucho más fácil que intentar arreglar los malos hábitos más adelante, una vez que empiezan a aparecer los problemas.

En esta página, estamos compartiendo consejos sobre la postura perfecta del piano y la posición de las manos para los estudiantes de piano. Le haremos empezar con los consejos de postura de piano más comunes y profundizaremos en consideraciones de postura menos obvias. También hemos reunido nuestros mejores posts para ayudarte a convertirte en un experto en postura de piano.

Tabla de contenidos

¿Por qué es importante una buena postura al piano?

Hay algo muy bonito en los estudiantes de piano que se sientan al piano con una postura adecuada. Ayuda a proyectar un aire de confianza y gracia y contribuye a las buenas interpretaciones. Sin embargo, la postura al piano no sólo tiene que ver con la apariencia de los alumnos al piano, sino también con la forma en que se sienten al piano.

Una mala postura en el piano contribuye a la tensión, causa fatiga y crea dificultades que afectarán a la capacidad de tocar de sus alumnos. Al igual que los atletas dedican una cantidad importante de tiempo a perfeccionar su postura, los pianistas deberían hacer lo mismo para sacar el máximo partido a su instrumento.

1. Una buena postura en el piano elimina la tensión

Para que tus alumnos de piano toquen de forma eficiente, deben estar libres de tensión. Una postura correcta en el piano es vital para eliminar las áreas de tensión que afectan directa e indirectamente a su capacidad para tocar con precisión, expresión y fluidez.

La tensión aparece cuando sus alumnos de piano no están sentados adecuadamente al piano, o cuando la posición de sus manos no es natural. Una buena postura en el piano elimina las causas más comunes de tensión en los estudiantes.

2. Una buena postura al piano evita la fatiga

Todos queremos alumnos de piano que practiquen alegremente en casa. Pero si sus alumnos están incómodos en el banco o si sus alumnos utilizan una postura incorrecta, pueden experimentar fatiga en la espalda, los brazos, las manos y los dedos, lo que hace que su práctica sea menos agradable y, por lo tanto, menos probable que se produzca con frecuencia.

La fatiga muscular también afecta a las habilidades de sus alumnos cuando se adentran en el repertorio avanzado que es más exigente físicamente. La fatiga puede conducir a lesiones, que todos queremos evitar (especialmente con las manos en desarrollo de los niños).

3. Una buena postura al piano beneficia la capacidad de tocar

Sus alumnos de piano tocarán con más precisión, expresión, fluidez y más velocidad (cuando sea necesario) si han desarrollado buenos hábitos posturales. A medida que el repertorio se vuelve más y más difícil, sus estudiantes serán más capaces de superar el desafío si su postura es correcta. Cuando se trata del progreso de los alumnos, la postura en el piano contribuye a su avance tanto como otras habilidades.

Los problemas de postura de piano más comunes

Cuando arregle la postura del piano con sus alumnos, empiece por lo más obvio. Preparar a sus alumnos para el éxito desde la primera lección significa enseñarles los fundamentos de una buena postura de piano inmediatamente. Anime a sus alumnos de piano a comprobar lo siguiente (con orientación) en su tiempo de clase y a replicarlo en sus instrumentos de casa cuando practiquen.

1. Altura del banco del piano

Una de las consideraciones más importantes es la altura del banco del piano. Cuando están sentados, sus estudiantes de piano deben ser capaces de alcanzar las teclas mientras mantienen sus antebrazos paralelos al suelo. Si sus alumnos tienen los brazos inclinados hacia las teclas y las muñecas dobladas hacia abajo, el banco está demasiado bajo. Si sus brazos están inclinados hacia las teclas y sus manos están por debajo de las muñecas, el banco está demasiado alto.

Si no tiene un banco ajustable, puede utilizar cuadrados de espuma bajo las patas del banco para elevarlo a la altura correcta. Si su banco es constantemente demasiado alto para sus alumnos de piano, es probable que sea el momento de buscar un nuevo banco. Asegúrese de que sus padres pianistas también sepan comprobar la altura de su banco en casa (¡y asegúrese de que sus hijos se sientan en un banco en casa!)

Una vez que tenga la altura correcta del banco, compruebe los pies de sus alumnos; deben estar apoyados en el suelo para proporcionarles una sensación de equilibrio y estabilidad. Si sus pies están colgando del banco, necesitan un reposapiés (tanto en las clases como en casa). Si sus alumnos necesitan un reposapiés y tocan piezas que requieren el pedal apagador, debe utilizar un extensor de pedal.

2. Distancia del banco del piano

La distancia del banco del piano con respecto al teclado también es una consideración. Sus estudiantes’ los codos deben estar doblados en un ángulo de 90 grados cuando sus dedos están en las teclas. Si sus estudiantes & rsquo; los codos están doblados demasiado, mover el banco hacia atrás. Si sus estudiantes’ los codos están apenas doblados, mover el banco hacia adelante.

Una forma rápida de encontrar la distancia correcta es pedir a sus alumnos que cierren el puño y alcancen a tocar la tabla de caída del piano; sus nudillos deben poder tocarse apenas.

3. Forma de la mano en el piano

Una vez que sus alumnos estén sentados a la altura y distancia correctas de las teclas, es el momento de prestar atención a sus manos. El dorso de las manos debe estar alineado con los antebrazos. Los dedos deben estar curvados de forma natural, con las puntas de los meñiques y los lados de los pulgares apoyados en las teclas. El pulgar puede ser un dedo problemático para algunos estudiantes. Utiliza este bonito truco para solucionar los problemas del pulgar.

Una forma fácil de ayudar a los alumnos a encontrar esta forma de la mano es hacerles ahuecar las manos sobre las rodillas y mantener esa forma mientras levantan las manos hacia las teclas.

Asegúrese de que las muñecas de sus alumnos estén sueltas y flexibles para facilitar el movimiento y compruebe que tocan las teclas con las yemas de los dedos sin doblar la primera articulación.

Cómo profundizar en los problemas de postura al piano

Una vez que los arreglos de la postura del piano más aparentes están en su lugar, es el momento de prestar atención a los aspectos más pequeños y menos obvios de la postura del piano. Incluso un ligero cambio de posición puede hacer un mundo de diferencia para sus estudiantes de piano.

1. Tensión en los hombros

Algunos estudiantes de piano llevan tensión en los hombros incluso cuando están sentados correctamente al piano. Compruebe que sus hombros están relajados hacia abajo y alejados de sus oídos y controle esto mientras tocan para asegurarse de que la tensión subconsciente no hace que sus hombros se levanten.

Sus alumnos deben sentir que sus omóplatos caen hacia atrás, y las articulaciones de los hombros deben estar sueltas para permitir el movimiento de los brazos. Por favor, anime a sus alumnos a respirar de forma natural mientras juegan para ayudarles a liberar la tensión de los hombros y mantenerla.

2. Tensión en los codos

Incluso si los codos de sus alumnos de piano están doblados en el ángulo correcto de 90 grados, también debe comprobar que se mantienen a una distancia cómoda del torso de sus alumnos. Los codos no deben tocar los costados de los alumnos, pero tampoco deben estar demasiado alejados del cuerpo. Busque una posición natural y relajada en la que los codos se mantengan sueltos lejos de la caja torácica.

3. Posición de la cabeza

Comprueba que la cabeza de tus alumnos está en línea con la columna vertebral y que la barbilla no se mueve hacia delante mientras juegan. Tener la espalda recta con la cabeza equilibrada reducirá drásticamente la fatiga en el banco. Pida a sus alumnos que imaginen una línea que va desde la parte superior de la cabeza hasta el coxis y anímelos a mantener esta postura alta involucrando sus músculos centrales mientras se sientan al piano.

4. Posición de la muñeca y la mano

Una vez que sus alumnos de piano hayan encontrado formas de mano cómodas y curvadas, vuelva a comprobar que sus dedos meñiques están alineados con los lados de sus manos, muñecas y antebrazos (evite que sus manos se abran hacia un lado). Vigila que no haya tensión en el dedo meñique que haga que se enderece y apunte hacia arriba. Pruebe estas actividades si necesita arreglar un dedo meñique rígido.

Aprenda más sobre la postura del piano y la posición de las manos

A continuación, encontrará artículos sobre la postura del estudiante de piano y la posición de las manos que profundizan aún más en estos temas y proporcionan consejos y trucos para ayudar a sus estudiantes de piano a encontrar la posición correcta y luego mantenerla durante la práctica en casa.